Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Instituto Inmaculada Concepción. Bs. As., Argentina

Durante los meses de mayo y junio, hemos acortado las distancias con las familias del colegio, compartiendo de manera vitual, las celebraciones más importantes: el día de la Virgen de Luján, la Novena de Pentecostés, Corpus Christi, y el Mes del Sagrado Corazón.

A través de los vivos realizados en Instagram (@cicbue), muchas familias y docentes participaron de la oración, acompañándonos en este período de aislamiento, confiándonos a la protección de Dios y de su Madre.

Esto nos permitió sostener la unidad y cercanía en la comunidad educativa, seguros de que juntos podemos sobrellevar mejor esta prueba que nos atraviesa a todos. En la fe podemos encontrar sentido a tanta incertidumbre.

  • Virgen de Luján: La Madre salió al encuentro de sus hijos. Varios vecinos pudieron acercarse y rezar desde la puerta del templo, mientras otras personas siguieron la oración desde el vivo.

  • Novena de Pentecostés: Desde la Pastoral del colegio, se organizó la Novena de Pentecostés, que consistió en recorrer con el corazón y con la mirada los distintos rincones del colegio, rememorando la vida escolar, mientras invocábamos los dones y frutos del Espíritu Santo, con la participación de distintos docentes y las Hermanas.

  • Mes del Sagrado Corazón: También en este hermoso mes, nos encontrábamos con las familias cada viernes en la Capilla del colegio, para rezar juntos, repasando los distintos símbolos presentes en el Corazón traspado de Jesús. Cerró el mes nuestro Obispo, Mons. José María Baliña, dirigiendo la oración y dejándonos su bendición.

  • Corpus Christi: Este año, si bien no tuvimos la tradicional procesión de Corpus Christi en la Catedral de Bs. As., el Señor nos hizo una deferencia, pasando por nuestra Capilla durante la procesión de la Parroquia Jesús Sacramentado, de nuestro barrio. Transmitimos en vivo un momento de adoración y luego salimos a la puerta a recibir la bendición de Jesús, que pasó junto a nosotros.

Print Friendly, PDF & Email