Colegio Sagrado Corazón de Jesús. Entre Ríos, Argentina

El viernes 28 de junio, casi al concluir el Mes dedicado al Corazón de Jesús, la Iglesia nos ofrecía celebrar su solemnidad, como coronando diversas celebraciones litúrgicas, que al terminar el tiempo pascual con Pentecostés, se habían sucedido una tras otra; todas resaltando un aspecto particular de nuestra fe en Cristo y del Misterio de Dios, Uno y Trino.

Para nosotros, fue un Mes en el que quisimos mirar el corazón nuestro y lo que sale de él, pero mirarlo desde el Corazón del Señor, alumbrados por su Palabra, empujados por su enseñanza: “De la abundancia del corazón, habla la boca”(Mt.12,34).

Las palabras, el silencio, las malas palabras, las buenas palabras, las palabras que hieren, las palabras que sanan, las palabras que edifican, y las que destruyen, las que nos regalan alegría al corazón y las que son capaces de provocar el llanto; las palabras amables y las palabras duras, las palabras… Cada semana nos hicimos un propósito para consolar e imitar al Corazón de Jesús.

Primera semana: Preferir el silencio a palabras que hieren.

Segunda semana: No decir malas palabras.

Tercera semana: Evitar la maledicencia.

Cuarta semana: Usar buenas palabras: Gracias, por favor, perdón, etc.

El día de la fiesta celebramos la Eucaristía a las 9:30 hs. presididos por el párroco Pbro. Oscar Menescardi. Luego a causa de la lluvia, realizamos la procesión no alrededor de la plaza como estaba previsto, sino dentro de la cancha. Los chicos de 6º año encargados de llevar las andas con la imagen del Sagrado Corazón, acompañados por el sacerdote y los monaguillos comienzan a recorrer los pasillos de la cancha, mientras los niños de la Primaria nos animaban con la oración y los cantos. Fue un hermoso día de Fiesta Patronal en el que terminamos compartiendo chocolate y factura para celebrar juntos el gran amor del Señor manifestado en Cristo Jesús.