La frase evangélica que adoptamos como lema de vida, son las palabras que la Virgen María pronunció en la Anunciación, dando un Sí incondicional a la llamada de Dios, durante toda su vida:

“He aquí la esclava del Señor,
hágase en mí según tu palabra”

                                                    (Lc. 1,38)

Te proponemos un breve momento de reflexión a la luz de este pasaje evangélico: