Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores.

 

 

Entonces les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron.

Mt 4, 18-20

 

Jesús hoy sigue llamando. Quien emprende el camino siguiendo a Cristo encuentra vida en abundancia, poniéndose del todo a disposición de Dios y de su Reino. Dice Jesús: «El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna» (Mt 19,29). La raíz profunda de todo esto es el amor.

No tengamos miedo a salir de nosotros mismos y a ponernos en camino. El Evangelio es la Palabra que libera, transforma y hace más bella nuestra vida. ¡Qué hermoso es dejarse sorprender por la llamada de Dios, acoger su Palabra, encauzar los pasos de vuestra vida tras las huellas de Jesús, en la adoración al misterio divino y en la entrega generosa a los hermanos! Nuestra vida será más rica y más alegre cada día.

La Virgen María, modelo de toda vida consagrada, no tuvo miedo a decir su «fiat» a la llamada del Señor. Ella es ahora compañía y guía en el seguimiento de Cristo.

ARGENTINA

Gabriela Mistral 3549  (1419)

Ciudad de Buenos Aires

005411-4504-7359

Hna. Andrea: casa.sanjose.fic@gmail.com 

BRASIL

Dr. Aloysio Sehnem 62. B. Cristo Rei

(93022-630)  Saõ Leopoldo. R.G.S.

Irmá Neiva: hnagneiva@gmail.com

ESPAÑA

Plaza 1° de Mayo N°3

(01013) Vitoria

0034945-265398

Sor Begoña: sbegozarco@yahoo.es

Si sientes el llamado de Jesús, que te invita a entregar tu vida tras las huellas de la Inmaculada, aquí tienes los contactos.

Vida fraterna en comunidad

Vivir en el amor fraterno nos ayuda a crecer en el amor a Jesús, compartiendo la alegría de seguir el mismo ideal.

Encuentros vocacionales

Si deseas hacer una experiencia vocacional entre nosotras para conocernos mejor, completa tus datos en el formulario.

Apostolado

Participamos de algunas tareas de apostolado, en contacto con niños, jóvenes, ancianos, pobres y enfermos.

Vida de oración

Nuestro día comienza con la consagración a María Inmaculada y está ordenado por el ritmo de la oración personal y comunitaria, en contacto con la Palabra de Dios y la Eucaristía.

Tiempos de recreación

Con diversos espacios para compartir la alegría de la música, el canto, la vida de esparcimiento y la recreación en el espíritu.