Comunidad de Madrid, España

En esta fecha, la Superiora General, Hna. Nora Antonelli, invitó a todas las comunidades a recordar las palabras del Padre Vicente Gambón, S.J., quien fue director espiritual de la Sierva de Dios:

“El ángel del Señor, a cuya custodia está encomendado el pequeño pueblo que lleva el nombre de Casino, en la Provincia de Catanzaro, debió experimentar un gozo especial el día 18 de noviembre de 1867. En ese día venía al mundo una niña destinada por la divina Providencia a darle una gloria especial y por lo mismo escogida por Dios y favorecida con los dones que habían de prepararla para la ejecución de esos designios con que el Señor la traía a este mundo.

Sus padres Antonio Iaconis y Antonia Spina, quienes a las condiciones de una posición elevada en aquella sociedad unían las personales de una tierna piedad, no tardaron en regenerar a la recién nacida con las aguas del bautismo, dándole los nombres de María, Josefa, Amalia, Sofia. El 27 de ese mes tomó posesión la gracia divina de aquella alma, en la que moró el Espíritu divino, no abandonándola ya más, y cubriéndola con su manto protector en todo el resto de su accidentada vida. Más tarde, en el momento de su profesión religiosa, esa niña arrebatada por el amor a la virginidad, que formará su principal encanto, tomará el nombre de Eufrasia, como para emular las virtudes de esa encantadora virgen, que tiñó el lirio de su virginidad con la sangre del martirio”.

Recordando el nacimiento de nuestra Fundadora, las Hermanas de la comunidad de Madrid, España, dieron gracias a Dios en el templo parroquial, con una solemne celebración eucarística.