Hogar Juan XXIII, Colonia Caroya, Córdoba, Argentina

Visita de los misioneros de Schoënstatt

A fines de Diciembre, visitaron la Colonia 230 misioneros del Movimiento de Schoënstatt. Era hermoso caminar por las calles y verlos visitar las casas y las Instituciones de dos en dos. A veces lo veíamos en grupitos pequeños y donde quiera que uno fuera los encontraba llevando la imagen de la Mater, el Rosario y la Palabra de Dios.

Al Hogar venían casi todos los días, alegrando a los nonos con su juventud, sus cantos, sus charlas y sus mates.

El domingo, día de la Sagrada Familia, se llevó la Virgen de Monserrat por las calles de la Colonia para pedir por las familias. Una gran cantidad de gente caminó con ellos desde la Estancia Jesuítica hasta la Parroquia. Cuando pasaron por la puerta del Hogar, los nonos esperaban ansiosos y ellos se acercaron a saludar mientras la Madre los bendecía con su presencia. Luego se celebró la Misa en la calle, frente a la Parroquia. Fue un día de fiesta.

Igualmente, cada celebración Eucarística que vivíamos era especial por sus cantos, su alegría joven y su participación.

El 31 de diciembre la concurrencia a Misa fue numerosa. Después de la misma, ellos se reunían para hacer adoración al Santísimo Sacramento y celebrar entre ellos. La adoración se realizó en un clima de profundo silencio y meditación. Era hermoso ver tantos jóvenes reunidos bajo un mismo ideal y dando testimonio de que Jesús vale la pena.

Cuando se fueron, dejaron un gran vacío. Se extrañaba su alegría y su vivencia juvenil del amor a Jesús y a María. El año próximo repetirán la experiencia y estamos seguras de que será nuevamente un momento de gracia para toda la Colonia.


Fiesta Patronal de nuestra Sra. de Monserrat

El 2 de febrero, se celebró en la Colonia la fiesta de nuestra Sra. de Monserrat, en honor a una promesa que los primeros colonos le hicieron a la Virgen si los libraba de la epidemia del cólera, por la cual morían muchas personas. Si la Virgen los libraba, prometían pasearla cada año, por las calles de la Colonia en la primera fiesta mariana después de este acontecimiento. La Fiesta fue el 2 de febrero. Desde entonces, no se cortó esta tradición, y cada año se realiza la procesión llevando a la Virgen por las calles de la ciudad y celebrando una Misa en su honor.

A esta fiesta la antecede una novena, en la que se le pide a la Virgen que libre a los fieles de la “cólera” actual: orgullo, envidias, adicciones, etc. Este año se celebraba cada día por una intención particular: niños, jóvenes, trabajadores, inmigrantes, mamás embarazadas, etc.

El día de la fiesta lo compartieron con nosotras las Hna. Susana y la Hna.  Clara, de la Comunidad del Sagrado Corazón de Córdoba. Fue un momento de mucha devoción y gran fervor por parte del pueblo.

Al finalizar la Misa se honró a la Virgen con espectáculos folklóricos y un buffet que estaba abierto para los fieles.

Realmente fue un día de gozo para todos. La Madre debe haberse sentido contenta con esta ofrenda de gratitud de parte de todos sus hijos.