Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Parroquia São Vicente. Lavras Da Mangabeira, Brasil

Con mucha alegría recomenzamos nuestra misión dentro de los cuidados de la pandemia, bajo el tema: “São Vicente ayúdanos a ser una Iglesia de la Comunión Fraterna, del compartir el pan y del compromiso misionero.” (Hechos 2,42)

Empezamos en la segunda quincena de agosto con la misión de la pre-fiesta de San Vicente en las comunidades del interior y en la ciudad, que este año debido a la pandemia fue realizada en septiembre. Pasamos con nuestro Patrono por todas las comunidades, recibiendo una acogida lindísima, con oración, bendición, entregaron sus ofrendas y expresaron alegría y emoción.

Sentimos que, en medio de tantos sufrimientos y pruebas, nuestras comunidades, nuestros hermanos, permanecieron firmes en la fe, como dice la Oración de San Vicente.

El novenario fue muy bendecido por Dios, cada noche vino un Sacerdote o un Diácono para hacer la reflexión y celebrar. Para todos los que ayudamos en la liturgia y para los que participaron desde sus casas por los medios de comunicación, fueron momentos de gracia y crecimiento en el seguimiento de Cristo, a ejemplo de San Vicente.

Con este entusiasmo comenzamos el mes dedicado a las misiones y a Nuestra Señora del Rosario, en la certeza de que nuestra vida es misión. El tema elegido fue: “la Vida es Misión” y el lema: “Aquí estoy, envíame” (Is 6, 8).

El texto inspirador nos recuerda las palabras de nuestro Papa Francisco en la Exhortación Apostólica La Alegría del Evangelio: “Ser discípulo misionero está más allá de cumplir tareas o hacer cosas, misión no es parte de la vida, o adorno que me puedo quitar. Es algo que no podemos arrancar del corazón.”

En la semana realizamos las novenas misioneras, organizando pequeños gestos de misión y compromiso en bien de los que sufren, especialmente en estos tiempos de pandemia.

Oración Misionera:

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, fuente de la Misión, ayúdanos a entender que la Vida es Misión, don y compromiso.  Que María, nuestra intercesora en la ciudad, en el campo, en la Amazonia y en todas partes, nos ayude a cada uno de nosotros para ser testimonio profético del Evangelio, en una Iglesia Sinodal y en estado permanente de Misión.

¡Aquí estoy Señor, envíame! Amén


Print Friendly, PDF & Email