Centro La Inmaculada. Rosario, Argentina

El pasado 30 de agosto en el encuentro mensual las Colaboradoras, tuvimos una vivencia especial… Con la modalidad de desarrollar el tema correspondiente de manera rotativa,  por parte de los distintos miembros del grupo, en esta ocasión la propuesta fue la puerta de entrada para rememorar…

Mientras oíamos a nuestras compañeras en la ponencia, trabajábamos en la elaboración de un Pesebre. Ello nos llevó a la dulce evocación de nuestro tiempo de alumnas, cuando en las clases de Actividades Prácticas de antaño, con la Hermana Ana, oíamos –entre otros- el relato de la Virgen de Fátima leído por una compañera.  Así fue como volvimos a pasar por el corazón esa reminiscencia de un pasado hermoso en esta querida comunidad.

Continuando con las sorpresas y la creatividad, también – a modo de corolario- juntas armamos una frase que resumía la esencia de lo tratado. Lo hicimos con unas deliciosas galletitas glaseadas que tenían talladas las diferentes palabras del mensaje. Sin duda, compartimos una hermosa jornada para atesorar, como siempre, convocadas por nuestra Madre Inmaculada.